Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/lafuenteju/domains/lafuentejuridica.com/public_html/modules/mod_mainmenu/legacy.php on line 50
Nuestra filosofíaContactoLocalizaciónMapa de la Web
Inicio Separación Matrimonial La Separación Contenciosa

Menú principal


Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in /home/lafuenteju/domains/lafuentejuridica.com/public_html/libraries/joomla/cache/handler/callback.php on line 99

Enlaces relacionados


Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in /home/lafuenteju/domains/lafuentejuridica.com/public_html/libraries/joomla/cache/handler/callback.php on line 99
La Separación Contenciosa PDF Imprimir E-mail
Escrito por Mª Angeles Lafuente   

El segundo procedimiento para llevar a cabo la separación, es la vía contenciosa. Como ya hemos dicho, es un procedimiento menos recomendable por varias causas.

En primer lugar, se prolonga más en el tiempo, lo que implica un mayor sufrimiento para los miembros de la familia. Genera  un ambiente más hóstil al no alcanzar un acuerdo consensuado, sino "peleando" en el Tribunal. Es también, más costoso económicamente. En la separación de mutuo acuerdo, pueden compartirse los gastos de procurador y abogado, si los cónyuges se valen de la misma representación y defensa. Por contra, la separación contenciosa exige que cada uno tenga su abogado y procurador, y además el coste es más elevado. Sólo a modo de ejemplo orientativo, ya que el coste la separación dependerá de lo complicado del caso y trascendencia económica, podemos decir, que cuando existe mutuo acuerdo, el coste puede estar alrededor de  1.200 € que pueden compartirse. En el caso de la vía contenciosa, puede llegar a los 1.700 € por cónyuge.

La reforma producida por la Ley 15/2005, de 8 de julio, que modifica el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio, ha supuesto importantes cambios en esta materia. La separación contenciosa antes de la entrada en vigor de esta ley exigía estar fundamentada en alguna de estas causas:

  • ABANDONO DEL HOGAR: Uno de los cónyuges abandona el domicilio conyugal. No puede ser acusado de tal abandono, el cónyuge que sale del domicilio con causa razonable y presenta demanda de separación en el plazo de 30 días.
  • INFIDELIDAD: no se indemniza el daño moral generado por la infidelidad.
  • CONDUCTA INJURIOSA O VEJATORIA. MALOS TRATOS FÍSICOS Y PSÍQUICOS.
  • VIOLACIÓN GRAVE Y REITERADA DE LOS DEBERES CONYUGALES. Estos deberes son: Respeto, ayuda mutua, convivencia, fidelidad, socorro mutuo.
    También se incluye dentro de este apartado la PÉRDIDA DEL AFECTO MARITAL o la INCOMPATIBILIDAD DE CARACTERES.  Lo que produce constantes tensiones o desavenencias.
  • VIOLACIÓN GRAVE O REITERADA DE LOS DEBERES RESPECTO A LOS HIJOS COMUNES O DE UNO DE LOS CÓNYUGES, QUE CONVIVAN EN EL HOGAR FAMILIAR.
  • CONDENA POR SENTENCIA FIRME A PENA DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD POR TIEMPO SUPERIOR A 6 AÑOS.
  • ALCOHOLISMO, TOXICOMANÍA O PERTURBACIONES MENTALES.
  • CESE EFECTIVO DE LA CONVIVENCIA CONYUGAL: durante 6 meses (libremente consentido) o durante 3 años (sin más requisito).

Tras la reforma, sin embargo actuálmente el artículo 82 del Código Civil que regulaba estas causas ha quedado sin contenido.
Se establece que se puede solicitar la separación a petición de uno solo de los cónyuges, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. Si bien, no será preciso el transcurso de este plazo para interponer la demanda, cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

Como causa de separación es válida la alegación de la pérdida del "afectio maritalis". Es decir, como ya venían admitiendo los tribunales, si se ha producido una quiebra de la sociedad matrimonial por la perdida de afecto al otro cónyuge, se admite la separación. Los tribunales entendían, que la presentación de la demanda de separación, ya evidenciaba la perdida de ese afecto. Se quiere superar el concepto de separación ligado a la culpabilidad de uno de los cónyuges, y pasar a un concepto de separación como remedio o pacificación de la vida familiar.

La admisión de la demanda tiene los mismos efectos, que en la separación de mutuo acuerdo:

  • Los cónyuges pueden vivir separados, con lo que desaparace la presunción de convivencia.
  • Quedan revocados todos los consentimientos y poderes que se habían otorgado al otro cónyuge.
  • No se pueden vincular los bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica. Es decir, los bienes de uno de los cónyuges no responden de las deudas que contraiga el otro. Por eso es importante, solicitar la inscripción en el Registro Civil y de la Propiedad o Mercantil.

    El juez decidirá en la separación contenciosa, a la vista de la petición de las partes y de sus declaraciones, sobre los siguientes aspectos (contenido del Convenio Regulador, que pactan los cónyuges en el caso de la mediación o mutuo acuerdo):
     
  • GUARDA Y CUSTODIA DE LOS HIJOS
  • RÉGIMEN DE VISISTAS, COMUNICACIÓN Y ESTANCIA DE LOS HIJOS CON EL PROGENITOR QUE NO VIVA CON ELLOS.
  • USO DE LA VIVIENDA Y AJUAR FAMILIAR.
  • CONTRIBUCIÓN A LAS CARGAS FAMILIARES Y SU ACTUALIZACIÓN
  • LIQUIDACIÓN DEL RÉGIMEN ECONÓMICO DEL MATRIMONIO.
La Sentencia de separación suspende la vida en común. Pero no disuelve el matrimonio, para lo que es necesario el divorcio. Hasta entonces, no podemos volver a casarnos.  
 

Accesos directos


Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in /home/lafuenteju/domains/lafuentejuridica.com/public_html/libraries/joomla/cache/handler/callback.php on line 99